Se llama Yohana, vive en Argentina y es maestra de un humilde colegio de un barrio desfavorecido de Paraná. Estos días es noticia porque escribió una emotiva carta en su muro de Facebook que, lejos de su intención, se ha vuelto viral. En ella pide a Lionel Messi, jugador del Barcelona, que no se retire de la selección argentina. En este post quiero hablar de la libertad de escoger rendirse o luchar hasta el final.

A menudo nos puede parecer que liderazgo tiene que ver con el tesón, la lucha, la persistencia, la capacidad de sufrimiento, el sacrificio, o la resiliencia. Y sí, efectivamente, liderazgo es esto, pero también es saber frenar, apearse, soltar, descansar, aceptar la derrota, e inclusive rendirse.

Y todo esto que parece tan contradictorio es a la vez complementario, y hace que cada individuo, desde su liderazgo personal, necesite encontrar su propia fórmula para conseguir estar en equilibrio consigo mismo y también con los demás.

Tan importante es aprender a levantarnos cuando la vida nos derriba, como entender que hay batallas que no merecen ser luchadas por imposibles de ganar, o por que tienen un alto coste que no nos compensa de ninguna manera.

¿Cómo decidir si hay que rendirse o luchar hasta el final?

Y este es un debate abierto sobretodo en momentos de cambio de ciclo o de transición vital. Los expertos de marketing, por ejemplo, saben perfectamente que todo servicio, o producto, aunque tenga un inicio muy exitoso en el mercado tarde o temprano deberá afrontar un proceso de fluctuaciones donde lo que funcionaba muy bien ya no resulta, y por lo tanto sólo quedan dos opciones: o reinventarse para conseguir un segundo renacer, o aceptar desaparecer del mercado.

Así, desaparecer, o morirse en términos más genéricos, no es malo, sino parte del ciclo vital.

Volviendo al asunto de Messi, la carta de la profesora del colegio del barrio humilde de Paraná ha tenido la repercusión que ha tenido por aspectos más bien sistémicos que personales. Se trata de mucho más que la opinión de Yohana Fucks. Se trata de una “voz” de varios sistemas (los argentinos, los profesores, los integradores sociales, etc) que expresa y se hace eco de la necesidad actual de no rendirse, de seguir luchando por unos valores y por cosas realmente importante de la vida.

Como comenta acertadamente la misma Yohana, no se trata únicamente de si un individuo, con dotes innatas para el fútbol, siga golpeando o no la pelota para conseguir victorias con la selección de su país. Se trata de entender que ahora, los argentinos, los profesores, y los que velan por la integración social, entre otros, no pueden abandonar ya que hay mucho en juego.

Y ante todo esto la voluntad de un hombre (Messi) que se ve presionado por la voluntad de estos sistemas. Un individuo, como otro cualquiera desde su liderazgo personal, que asume su impacto y contribución en su entorno, pero que a la vez posee la libertada y legitimidad total para decidir que frentes quiere asumir y hasta cuando.

¿Cómo decidir si hay que rendirse o luchar hasta el final?

Todos tenemos responsabilidad sobre aquello que está en nuestras manos y que suponga mejorar la vida de las personas de nuestro entorno, y al mismo tiempo tenemos el derecho de elegir la manera y los canales que usaremos para hacerlo realidad.

Para ello debemos:

  • Escuchar y respetar nuestra voz interior que nos guía y nos señala nuestra contribución futura. Saber aquello que nos mueve desde dentro y que a menudo no tenemos ni idea de cómo afrontar.
  • Saber “alejarse”, provisionalmente, del entorno para buscar la paz interior que permita ser honesto con el propósito personal, y no sucumbir a complacer a lo que el entorno quiere pero que a la persona no le resuena.
  • Decidir los próximos pasos en base a seguir creciendo como individuo, o como parte de un sistema, y no como consecuencia de escapar de situaciones o personas que provocan sufrimiento.
  • Moverse hacia algún lado. Con suerte será lo mejor para la persona y para los demás; a lo peor le enseñará los caminos que no volverá a tomar. Pero ambos casos serán siempre mucho mejor que no quedarse quieto esperando a que el viento sea favorable. Si necesitas saber cómo, sigue mis consejos para el proceso del cambio personal. 

El viento favorable es el que cada uno genera con su propio movimiento.

Os dejo a continuación la carta de la profesora, así como una entrevista que le hizo un medio argentino.

Enric Arola

 

Carta de Yohana:

http://www.lavanguardia.com/deportes/20160628/402828214950/no-rindas-conmovedora-carta-profesora-leo-messi-abt.html