Cuando hablamos de desarrollar el liderazgo habitualmente lo asociamos a los objetivos que queremos conseguir tanto a nivel individual, como a nivel de equipo. Pero el liderazgo no tiene que ver sólo con conseguir, sino también con hacerlo de forma sostenible.

Para ello es fundamentar saber usar, y dosificar, nuestra energía interior. En este artículo hablo sobre cómo desarrollar un liderazgo sostenible.

Imagínate en una selva. Frondosa y con una basta y rica vegetación. También con muchas especies animales. Algunos más grandes y otros más pequeñitos. Los hay salvajes y peligrosos, a la vez que otros más dóciles e inofensivos. Fíjate en toda la diversidad que la madre naturaleza nos ofrece. Y date cuenta que todo sigue un ciclo que los seres vivos, animales o vegetales, respetan e integran.

Para atención aún con más detalle en los animales que habitan dicha selva. Todos ellos procuran por las mismas cosas: sobrevivir a los peligros, alimentarse, descansar para recuperar la energía necesaria, reproducirse, etc. Pero su energía o estilo al hacer cada una de estas cosas varía en función del animal en cuestión. Los hay más activos o nerviosos, mientras que otros son más flemáticos o pasivos. Algunos son más veloces o rápidos respecto a otros que requieren más tiempo para realizar sus cometidos.

Así pues, todo y que el ciclo de la vida es el mismo para todos los animales de la selva, cada uno de ellos sigue su propio “tempo vital”. Y precisamente este ritmo específico les ha servido a cada uno de ellos para seguir existiendo como especie.

Aparquemos ahora la selva y volvamos a un entorno más civilizado como puede ser una gran ciudad. Aquí también encontraremos animales y vegetación, pero sobretodo seres humanos como grandes protagonistas de este entorno específico. Y éstos, como el resto de seres vivos, también tienen sus propios biorritmos vitales. Unos actúan con una energía más visible y expansiva, mientras otros fluyen con más suavidad y sin hacer tanto ruido.

enric-arola-como-desarrollar-un-liderazgo-sostenible

Hasta aquí todo igual en la selva y en la gran ciudad. En los animales irracionales y en los humanos. Pero hay algo que se vislumbra como distinto y viene determinado precisamente por el uso de la racionalidad. Me explico. El poder cognitivo que poseemos los seres humanos nos ha hecho modificar a posta nuestros propios biorritmos animales en pos de conseguir los objetivos que nos marcamos en el corto, medio y largo plazo.

De esta manera alteramos nuestros hábitos alimenticios, de descanso, de comunicación o sociabilización, hasta el punto ir contra-natura en muchos momentos. Y esto, obviamente, repercute en nuestra salud física, mental y social.

El liderazgo personal tiene que ver, entre muchos aspectos, con el saber estar alineado, y en equilibrio, con la propia energía interior al hacer las cosas, sabiendo cuando activar o descansar mente y cuerpo. De alguna manera es como usar las marchas de un “vehículo” de forma sostenible y acorde al momento y al camino que toca transitar. Si no lo hacemos es cuando estamos forzando o haciendo un mal uso de nuestros recursos mentales y físicos.

La falta de este gran desarrollo intelectual por parte de los animales llamados “irracionales” hace que éstos sean más hábiles en dosificarse y en respetar su energía. Los humanos, en cambio, debemos recordar que cuando queremos abarcar mucho, es posible que nos desgastemos físicamente, disminuyamos el control sobre las cosas, a la vez que baje mucho la calidad en todo aquello que hacemos. Si quiere apuntar más sobre el tema del liderazgo te dejo 10 libros sobre liderazgo empresarial que te van a ayudar.

Como potenciar un liderazgo sostenible:

Ser consciente de mis “motivadores” básicos. No todas las personas tenemos las mismas preferencias al realizar las tareas o al relacionarnos con las personas. Asimismo la forma en la que tomamos decisiones puede variar mucho entre distintos individuos. Conocerse bien, y saber cuáles son mis tendencias, me hará entender cuál es mi verdadero impacto y que es aquello que puede ser muy retador para mi. Un liderazgo sostenible es aquel que basa su impacto en los motivadores naturales y que evita ponerle todo el peso en llegar a ser aquello que no se quiere ser. Ello no significa que no se deban potenciar aquellas áreas en las que se tiene un impacto menor, pero en cualquier caso la estrategia no puede pasar por el estar luchando continuamente para convertirse en alguien distinto.

como-hacer-liderazgo-sostenibleSer consecuente con mis biorritmos. Como pasa con los animales de la selva, no todas las personas usan su energía de igual forma. Algunas son muy activas, descansan poco y necesitan estar haciendo cosas constantemente, mientras otras son más sosegadas, necesitan más tiempo para recuperarse y tienden más a la reflexión pausada. Para conseguir un liderazgo sostenible tenemos que hacer las paces con nuestros biorritmos internos, respetándolos para no cortocircuitar nuestro sistema. La naturaleza humana es tan sabia que nos da pistas constantemente de si estamos desaprovechando nuestra energía o bien estamos forzándola más de la cuenta.

Encontrar el sentido de lo que se hace. Liderazgo sostenible no tiene que ver únicamente con la cantidad, sino más bien con la calidad de lo que se hace. No significa tampoco ir siempre más rápido, sino llegar allí donde se quiere realmente ir. Para ello es fundamente que el liderazgo se base en un propósito final, una intención que de sentido a lo que se hace y pueda ayudarnos a priorizar aquello que para la persona, para el equipo, y para la organización es estratégico.

Comunicarme de forma asertiva con los demás. La agenda para conseguir mis objetivos fácilmente colisionará con las agendas de otras personas que siguen, a su vez, sus propios objetivos. Asimismo el entorno a veces llegará a ser inflexible empujándome a renunciar lo que para mi es importante. Para conseguir que nuestro liderazgo sea sostenible debemos ser determinantes ante los demás para defender nuestros objetivos, al mismo tiempo que invitarlos a que hagan lo mismo con los suyos. Haciéndolo, estaremos dando el primer paso para empezar a resolver los conflictos o discrepancias entre las personas.

Ayudarme del equipo para conseguir los resultados. El liderazgo sostenible es aquel que respeta todas las formas distintas de liderar y a la vez contribuye a que el resto de individuos consigan sus resultados. En un entorno tan complejo e incierto como el actual, difícilmente se consiguen cosas relevantes desde la individualidad. Toda visión o sueño, inclusive personal, requiere de la conexión, coordinación y creación con los demás.

Enric Arola