Después de un año de trabajo intenso, de retadoras agendas profesionales y personales, de aparcar muy a menudo las actividades de ocio o cuidado personal, ya ha llegado el periodo vacacional. Una de las cosas más importantes que hay que hacer en este momento es reflexionar sobre el cómo aprovechar las vacaciones al máximo.Las personas afrontamos los periodos de descanso desde dos distintas perspectivas. Todas ellas muy útiles y legítimas.

Una de ellas tiene que ver con la necesidad de desconexión total, de abandonarse a hacer lo que el cuerpo nos pide; sea empezar a hacer actividades que no se pueden llevar a cabo durante el año, o darse el permiso de descansar físicamente hasta el punto de dedicar muchas horas al sueño, a la siesta, o al sofá mientras se disfrutan sin represión aquellos manjares que tanto nos gustan.

La segunda tiene que ver con la necesidad de emprender actividades que requieren de mucha logística y energía para poder descubrir y experimentar cosas nuevas (viajar, hacer turismo, deportes extremos, etc.)

El primero es un perfil vacacional que podríamos bautizar como el “plácido descanso del guerrero”, mientras el segundo podríamos denominarlo como el “cazador de sensaciones nuevas”.

Por descontado, entre estos dos modelos de vacaciones existe un gran abanico de variedades, pero siempre es bueno reflexionar, al empezar el período vacacional, sobre lo que deseo, y lo que necesito, de cada uno de los dos.

disfrutar-de-las-vacaciones-enric-arola

Personalmente, cuando preparo mis vacaciones, tengo en mente tres objetivos:

  1. Disfrutar con mi familia y amigos viviendo experiencias intensas que nos hagan felices
  1. Conseguir que las vacaciones me permitan estar listo y en forma para disfrutar de forma sostenible los once meses que vienen a continuación.
  1. Y ser capaz de hacerlo de forma que cuando reinicie el trabajo no vaya a echar de menos mis vacaciones

Cumplir el primer punto tiene que ver con organizar los días de descanso intentando cubrir las necesidades de todas las partes interesadas, como en un gran equipo. Que cada miembro de la familia, o de los amigos con los que se comparten las vacaciones, se sienta plenamente satisfecho en la forma en la que dedica su tiempo de descanso.

Cumplir el segundo punto tiene que ver con tomarse las vacaciones como si fuera una pretemporada antes de iniciar un torneo. Para mi las vacaciones no significan una licencia donde “todo vale”, y en la que el objetivo es vivir de forma desenfrenada una vida efímera y ficticia que no se puede vivir el resto del año. De hecho, cuanto más hacemos esto, más traumática y dura es la vuelta; y al mismo tiempo nos podemos llegar a sentir en algunos momentos “vacíos” o “arrepentidos” por los excesos realizados.

Cumplir con el tercer punto tiene que ver con aprovechar las vacaciones para crear hábitos saludables en todos los sentidos (no únicamente a nivel físico), que conseguirán hacernos igualmente felices al seguir respetándolos durante el resto del año.

Si somos capaces de cumplir con estos tres objetivos, nos daremos cuenta de que durante el resto del año no estaremos anhelando desesperadamente que lleguen las próximas vacaciones. Por descontado que siempre las esperaremos con ilusión (¡quien no!), pero nuestro cuerpo y nuestra cabeza no nos las “pedirán” tanto, ya que durante el año habremos hecho cosas para sentirnos más activos, satisfechos y descansados.

 

Se trata, en definitiva, de que aprendamos a vivir una vida física, mental y socialmente saludable durante 11 meses, y así no tener que esperarnos a hacerlo de forma intensiva durante un mes, como quien espera a última hora para hacer los deberes.

 

Sugerencias para aprovechar las vacaciones al máximo

Para disfrutar de las vacaciones al máximo, y a la vez prepararnos para la siguiente temporada, debemos tomar cuenta de estas 4 sugerencias:

  1. Busca un espacio, aunque sea una mañana o una tarde durante las vacaciones, donde puedas perderte en un sitio tranquilo (la naturaleza es una buena opción). Reflexiona sobre como ha ido la temporada que justo acaba, y como pinta la próxima.
  1. Sobre aquellos hábitos que quieres mejorar para la próxima temporada, diseña un pequeño plan (no crees algo demasiado complejo) con aquello que te comprometes a hacer más, o ha dejar de hacer.
  1. Para empezar a crear movimiento con este plan, empieza con pequeñas acciones durante tus días de vacaciones que vayan en la dirección deseada. Durante estos días de descanso tienes menos distractores y más libertad para probar los nuevos hábitos deseados.
  1. Al acabar tus vacaciones, ubica estos nuevos hábitos en tu día a día dentro de la nueva temporada, adaptándolos a tus posibilidades y horarios. El objetivo es hacer que perduren, en lugar de resignarse a aparcarlos hasta nuevos periodos de descanso.

como-descansar-en-el-periodo-vacacional

Además, durante tus vacaciones no te olvides de:

  • APRENDER alguna cosa (leer un libro, conocer nuevas culturas, visitar museos, profundizar en algo que te gustaría saber más y que nunca encuentras el momento…)
  • RELACIONARTE con gente nueva, o con las personas que habitualmente no ves, o ves muy poco durante el año, fomentando una vida social más rica y divertida
  • HACER EJERCICIO de forma suave y probando actividades o modalidades distintas que le permitan a tu cuerpo experimentar nuevas sensaciones, a la vez que te hagan sentir mejor contigo mismo
  • COMER CON CONCIENCIA disfrutando de aquello que nos apetece, y al mismo tiempo teniendo muy presentes las elecciones que hacemos para buscar el equilibrio que nuestro cuerpo necesita. Se trata de disfrutar sin arrepentirnos posteriormente. En definitiva, elegir bien sin dejarnos llevar a donde no queremos ir.
  • DESCANSAR física y mentalmente, siendo generosos con las horas de sueño y encontrando momentos de descompresión mental (meditación, actividades de concentración placentera, etc).
  • DISFRUTAR cumpliendo aquella actividad o tarea que teníamos pendiente para cuando llegasen las vacaciones. Siempre existe alguna actividad de mantenimiento, de ordenar, o actualizar, que podemos realizarla desde una perspectiva lúdica y si es posible compartida.

Espero que estas ideas que te propongo te ayuden a aprovechar muchísimo tus vacaciones!!

Enric Arola