Somos extranjeros de la vida. Nos ha sido enajenado nuestro lugar de concepción, nuestros gustos, nuestras familias, nuestro trabajo e incluso la vida.